youtube twiter facebook
 
IDEARIO Y MISIÖN

En el  Colegio Modelo Mármol tenemos  como premisa una educación integral y de  socialización de los alumnos ofreciendo espacios recreativos, deportivos y culturales que se desarrollan más allá de la formalidad horaria, siempre apoyados en los valores:

RESPETO: a los pares, docentes y autoridades, así como a las disposiciones, normas y acuerdos institucionales vigentes.

RESPONSABILIDAD: en un marco de compromiso ético y social, como condición indispensable para el ejercicio de la libertad individual.

HONESTIDAD: para no involucrarse en actos que demuestren mala fe, falsedad y todas aquellas que impliquen no valorar la verdad como bien supremo e insustituible.

SOLIDARIDAD: entendida en su sentido más amplio, fuera y dentro del ámbito institucional. Dentro de este contexto entendemos que los contenidos, medios imprescindibles para desarrollar las capacidades de los alumnos, deben incluir no sólo conceptos, sino también procedimientos y actitudes.

Siendo los educandos el pilar institucional más sensible y sobre el cual fundamos nuestro hacer   , nos proponemos lograr  en ellos y con ellos  las siguientes competencias:

a) Desarrollar el espíritu crítico y la capacidad analítica que les permitan analizar el marco donde se producen situaciones problemáticas procurando, la  resolución de las mismas, dentro del diálogo, aceptando el consenso, respetando las diferencias y el resultado de la decisión valorada.

b) Formarlos  conduciendo  sus acciones con sentido moral y ético. El sentido moral  se profundizará para lograr que sea entendido como el  conjunto de principios, criterios, normas y valores que dirigen el comportamiento y, la ética, como la reflexión teórica sobre la moral porque permite discutir y fundamentar reflexivamente ese conjunto de principios o normas que constituyen nuestra moral.

c) Desarrollar las competencias intelectuales y humanas mediante la incorporación de conocimientos de cultura general, la curiosidad e investigación, los métodos de estudio, la organización y distribución adecuada  del tiempo, la autodisciplina y el trabajo en equipo fortaleciendo la inserción grupal. Analizar discursos y descubrir si hubo engaño fundamentándolo. Lograr la correcta interpretación de textos y consignas. Tener una expresión coherente y con cohesión. Formar y/o fortalecer la capacidad creativa. Incentivar la participación áulica y escolar. Orientarlos en la formación propedéutica y laboral. Incorporar en las estructuras académicas curriculares o extra curriculares el sentido humanístico y la formación en valores, responsabilidad, buena conducta, respeto por los pares y los adultos y a las normas institucionales.

La relación vincular  entre y con  los docentes y el personal interno:

Nuestra escuela se ha consolidado y continúa haciéndolo en la convicción que la solidifica como “institución que trascenderá” a sus integrantes: fundamentar sus acciones en la construcción permanente de objetivos claros y valores irrenunciables, ellos se incorporan a partir del cumplimiento de las normas que la supervisión escolar establece  en sus reglamentaciones como así también en el P.E.I escolar. El logro de los mismos se apoya en el respeto y valoración del trabajo en equipo, con compañerismo y profesionalismo, accediendo a un intercambio constante y  cotidiano, solidario, sin competencias perturbadoras que entorpecen el enriquecimiento mutuo desde lo personal y lo profesional.

En el trabajo cotidiano perseguimos fortalecer la confianza y la generosidad intercambiando estrategias de trabajo, aceptando  las diferencias como forma de forjar el carácter y reflexionar desde otra visión, incentivando el diálogo para aunar criterios áulicos e institucionales facilitando el marco de convivencia.

La consolidación del rol del directivo como nexo de la calidad y continuidad pedagógica en su  nivel y entre sus pares (directivos de los otros niveles) propicia  un proyecto claro y unificado de escuela, acordando pautas de trabajo y hábitos, compartiendo estrategias y metodologías, supervisando las áreas académicas y administrativas, promueve intercambios permanentes para establecer criterios comunes, facilitando conocer la realidad del otro evitando  críticas negativas o sin fundamentos reales que desvinculan la cooperación y el respeto por el trabajo que realizan los niveles académicos que conforman la institución.

La relación vincular entre los docentes y alumnos:

El docente,  idóneo en su disciplina, identificado con el hacer de nuestra escuela y de los objetivos desempeña su tarea en el equilibrio como educador. Por un lado busca que el alumno lo reconozca como una autoridad pero vea en él a alguien que quiere ayudarlo y le genera confianza, manteniendo una relación cercana y afectiva pero con roles claros y límites. Observador constante del grupo intenta anticiparse a la detección de dificultades. En su rol de docente-formador prioriza el aprendizaje aplicando la metodología de enseñanza acorde al perfil de los alumnos, respetando sus  tiempos de aprendizaje. De manera heterogénea utiliza recursos tradicionales y dinámicas novedosas, actualizadas a las nuevas tecnologías que fomenten el pensamiento lógico y reflexivo.

La relación vincular entre la dirección y el alumno:

En su función de docente-conductor, el directivo afianza su autoridad  con el ejemplo. Hacedor junto con la entidad propietaria, el personal docente y  el personal interno del P.E.I. dirige todas sus acciones al cumplimiento de las normas institucionales y reglamentarias oficiales. Con equilibrio, responsabilidad y conocimiento de las problemáticas de los alumnos crea con ellos una relación cercana, afectiva, con diálogo y tolerancia basada en el respeto mutuo y determinación de límites.

La relación vincular entre la escuela y las familias:

La relación Escuela-Familia que proponemos  implica espacios claros de injerencia. Ambas partes tienen derechos y obligaciones que son informadas. El diálogo fluido y la buena comunicación hacen al encuentro de soluciones posibles sin invadir los ámbitos de decisión de cada uno. La propuesta escolar es participativa, con respeto mutuo y límites que determina el marco reglamentario escolar y las buenas costumbres. Es un firme compromiso escolar mantener informados a los señores padres, incentivar el acercamiento para la resolución conjunta de casos problemáticos y conocer sus posibles demandas y necesidades.

La valoración de la enseñanza y del aprendizaje:

Es objetivo prioritario para nuestra escuela promover y facilitar los espacios necesarios para una formación docente continua que pueda enriquecer la práctica cotidiana, transformando al aula en un verdadero ámbito de intercambio y aprendizaje tanto para el alumno como para el docente. Para el logro de éste objetivo, trabajamos con docentes críticos, con una preparación adecuada, capaces de realizar las operaciones necesarias para lograr una educación eficaz.

Cómo enseñamos? Provocando la reconstrucción crítica del pensamiento y de la acción en los alumnos  proyectamos  y exigimos una escuela y un aula donde deben experimentarse y vivirse el contraste abierto de pareceres y la participación real de todos en la determinación efectiva de las formas de vivir, de las normas y patrones que gobiernan la conducta, así como de las relaciones del grupo del aula y del colectivo escolar. Solo viviendo de forma democrática en la escuela se puede aprender a vivir y a sentir democráticamente en la sociedad.

Las herramientas conceptuales de las diferentes disciplinas, que componen la cultura pública tienen relevancia como elementos que clarifican el hacer en el aula, las costumbres y exigencias de la vida y la cultura social, donde se hacen imprescindibles los conceptos de los diversos conocimientos curriculares y culturales como instrumentos útiles para comprender, interpretar, descubrir y proyectar la vocación y decidir sobre los problemas de la vida escolar y social.

Cómo aprendemos? Consideramos que el aprendizaje se construye con avances y retrocesos, esta postura supone una valoración del error que provocará una revisión y su adecuación correcta tanto en lo conceptual como en la reflexión del porque aconteció.  Cuando se logra  un nuevo aprendizaje, éste no se da solo, sino que se sitúa en un contexto operacional. Por lo tanto, ningún conocimiento es un dato aislado sino un proceso constructivo que ubica al individuo (alumno- docente o viceversa)  que aprende a generalizar lo aprendido e incorporarlo a situaciones nuevas, que les permite desarrollarse y comprender la realidad que lo circunda. Este desarrollo siempre tiene lugar en un contexto social y cultural determinado en cualquier momento que abarque su interactuar en la vida.

A modo de conclusión nuestro IDEARIO Y MISIÓN propone una  escuela que desde su objetivo fundacional ha sido y es “una escuela para la vida”. El acompañamiento de la comunidad, su apoyo y confianza incondicional nos los confirma día a día. Nuestros egresados, trabajando en el colegio o como padres de pequeños que seguirán sus pasos porque nos han vuelto a elegir. El conjunto del personal que reafirma su vocación y elección de vida en su hacer cotidiano nos sostiene en la convicción de que somos “una familia escolar”, que creemos en el hombre y en la sociedad y, fundamentalmente en la educación como la única herramienta para lograr transformar el mundo.
Nuestro lema escolar: “La misión de educar es nuestro desafío de todos los días”  siempre fue, es y será un reto y una  labor constante que nos transcenderá.

PERFIL EGRESADO
QUE EL EGRESADO DE MODELO MARMOL SEA CAPAZ DE:

• Insertarse creativa, armónica, autónoma y exitosamente en el mundo afectivo, laboral y/o académico superior.

• Reconocer en el aprendizaje cotidiano  un trabajo que requiere curiosidad, esfuerzo, experimentación, solidaridad, creatividad  y producción de resultados objetivables. 

• Posicionarse reflexiva y éticamente frente a problemas sociales, científicos,  culturales, y a  los mensajes que transmiten los medios de comunicación y el uso de las nuevas tecnologías.

• Respetar  la diversidad  de creencias e ideologías.

• Participar en la toma de decisiones institucionales como ciudadano responsable  utilizando el diálogo como herramienta en la resolución de conflictos.

• Enfrentar las dificultades que se le presenten, consciente de sus valores, fortalezas y debilidades.

• Elegir  alternativas y cursos de acción basado  en criterios sustentados en sus valores  y en el marco de un proyecto de vida.

• Adherir a los saberes, valores y experiencias que constituyen el patrimonio cultural nacional y latinoamericano.

• Valorar positivamente la formación recibida en la institución Modelo Mármol.